Reflexión De La Semana 6/11/15

Reflexión De La Semana 6/11/15

“Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida, por amor de Cristo. Y a decir verdad, incluso estimo todo como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor lo he perdido todo, y lo veo como basura, para ganar a Cristo…”

-Filipenses 3:7,8 (RVC)

Me pregunto cuantas veces nos aferramos a personas, sueños, deseos o cosas que nos impiden conocer el amor de Dios para nuestras vidas…creo que en muchas ocaciones esto sucede.

Cuando nos encontramos con algo más que sobrepasa nuestro asombro, no nos conformamos con nada menos que aquello que nos impresionó. Por ejemplo, si yo consideraba el mejor lugar del mundo cierto parque, pero después conocí un bosque que deslumbró mi atención, de manera obvia preferiré el bosque. Algo similar pasa cuando nos encontramos con el amor de Cristo. Cuando Jesús llega a nuestras vidas, su perfecto amor echa fuera el temor y aquellas cosas que considerábamos importantes o prioritarias para nosotros, van perdiendo valor; pues en la medida que conocemos a Jesús, nos damos cuenta que su corazón y los deseos que hay en él son más importantes incluso que nuestros sueños. Pablo literalmente fue sacudido en su encuentro con Cristo, su experiencia con el Senior fue impactante, (algo más grande que su religion tenía que llamar su atención, y Jesús lo hizo); pero para que él llegara a poder decir: “Por su amor lo he perdido todo, y lo veo como basura, para ganar a Cristo…”, Pablo tuvo que conocer día a día, a solas y en todo momento a Jesús, dejándose tratar por él y escuchando su voz en Su palabra. 

Jesús puede sorprendernos de manera impactante, pero solamente le vamos a poder conocer  pasando tiempo a solas con el cada día, permitiéndole que nos hable, nos enseñe, y también siendo pasados por diversas pruebas, para que entonces podamos decir como Pablo: “Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida, por amor de Cristo.”
Jesús es mejor, Jesús es suficiente.